Gazapos de cine: “Con la muerte en los talones”

He querido crear una nueva entrada que hable sobre las diferentes “meteduras de patas” que se cometen en el cine. La primera de ellas se la quiero dedicar al gran Hitchcock, en la película “Con la muerte en los talones” (1959).

Este “gazapo” sucede cuando la mujer rubia está a punto de disparar contra Cary Grant. Pero no debemos centrarnos en ellos, si no en un niño que está sentado en una mesa de detrás. Si os fijáis en él, antes de que se produzca el disparo ya está tapándose los oídos. Parece ser que la toma se había grabado con anterioridad y al niño le empezaba a molestar el ruido. Para mí esta equivocación resulta una de las más divertidas.

Disfrutar de la película y espero que estéis atentos en esta escena.

muertetalones

Un beso de película y hasta próximas entradas!

 

Felicidades King Kong

Todo comenzó cuando Merican C. Cooper soñó con un gorila gigante que atacaba la ciudad de Nueva York. Empezó a desarrollar la idea y decidió vendérsela a los ejecutivos de la RKO. Cooper les mostró unas pruebas de Willis O’Brien, famoso especialista en efectos especiales y  los ejecutivos quedaron prendidos de la idea. Después de diversos nombres como La Octava maravilla, el Mono o Ape King entre otros, fue David O. Selznick quién decidió llamarlo como todos lo conocemos actualmente: King Kong.

Ya son 80 años los que cumple uno de los mayores mitos que el cine ha creado, ese gorila gigante que aterrorizó a los habitantes de una isla perdida y a todos aquellos que le vimos a través de la gran pantalla.

King Kong 1933

Para el rodaje de la película, de 1933, se utilizaron numerosas maquetas del animal, además sus movimientos se hicieron mediante la técnica de stop-motion. Como curiosidad es que La Isla de la Calavera, la “casa” de King Kong, era un conjunto de decorados que habían aparecido en otros largometrajes como El malvado Zaroff (1932) o Ave del paraíso (1932).

Pero en el cine nadie reparó en el duro esfuerzo por crear a este ser. La gente quería ver como King Kong luchaba contra un tiranosaurio, como era capturado y llevado a la gran ciudad, como se enamoraba y recorría la ciudad hasta llegar al famoso rascacielos en donde diversos aviones le disparaban. Toda esta expectación hizo que esta superproducción se convirtiese en uno de los primeros y grandes taquillazos del cine.

Desde esta entrada solo quiero felicitar a este “adorable” ser que tantos momentos nos ha brindado. Este gorila ha conseguido ser uno de los personajes más conocidos de la historia del cine. Ha sido inspiración para numerosos anuncios de publicidad, dibujos animados, cómics, programas de televisión, etc.  Por eso ¡Felicidades King Kong! Espero que puedas cumplir otros 80 años más.

http://www.youtube.com/watch?v=H0WpKl2A_2k (Trailer King Kong 1933)

Un beso de película y hasta próximas entradas!

Hollywood Unseen.

Hollywood siempre sabe cómo sorprendernos con la época clásica del cine. Es el caso del nuevo libro llamado Hollywood unseen, de ACC Editions. El libro recoge las fotografías de una colección de John Kobal.

Kobal, nacido en Austria en 1904, se enamoró del cine de Hollywood cuando vio una película de Rita Hayworth. Su sueño era poder estar en los escenarios, pero la vida le llevó por un camino distinto, convirtiendo su colección, de más de 200.000 fotos, en una de las más importantes de la industria, y considerándola el principal banco de imágenes de esta industria.

Hollywood unseen recupera las fotos más desconocidas de las estrellas de Hollywood de los años treinta, cuarenta y cincuenta. Algunos de ellos ya eran muy famosos, pero otros no tanto. Estas fotografías muestran como la industria cinematográfica estadounidense buscaba que sus estrellas pareciesen inalcanzables y eternas.

Todas las fotografías tiene el mismo tono casual, de actitudes relajadas y alejadas de las poses tan trabajadas de las fotos oficiales de los estudios. Sin embargo, todas son un montaje. Las imágenes tienen una gran iluminación, con poses muy cuidadas y estudiadas para poder vender de mejor manera la imagen privada de las estrellas, y descubrirles de manera muy positiva al público.

Aquí os dejo alguna de las imágenes del libro.

d175f__5cwfzo8zns5fxxjlwd323kfpg

HOLLYWOOD-UNSEEN-P14 (1)

hollywood-unseen

HOLLYWOOD-UNSEEN-P189-600x489

unseen340

_63522701_bdae2850-c455-4a79-a87b-c4d2f06d0f2d

spl260168_001-wm900

 

Un beso de película y hasta próximas entradas!

La publicidad revive a grandes mitos del cine.

Audrey Hepburn para Galaxy

Cuando todos creíamos que no volveríamos a ver en la pantalla a uno de los mayores mitos del cine, la tecnología CGI (imágenes generadas por ordenador) ha obrado milagros y ha “resucitado” a Audrey Hepburn para un anuncio de una marca de chocolates. Este anuncio, ambientado en la Italia de los años 50, ha hecho subir a la diva a un coche descapotable con la canción ‘Moon River’ de fondo. Se emite en la televisión británica pero ya lo hemos podido disfrutar en todo el mundo gracias a las obras de marketing que realiza la marca Galaxy.

 

Los hijos de este icono del cine, Sean Ferrer y Luca Dotti, han hablado sobre el anuncio y han asegurado que su madre se sentiría orgullosa del anuncio. Han mencionado que su madre hablaba a menudo sobre su amor por el chocolate, y lo mucho que este le levantaba el ánimo.

Anuncio de chocolate marca Galaxy con Audrey Hepburn. 2013

 

Pero no solo es Audrey Hepburn a la que se ha recurrido después de muerta. Marilyn Monroe es una de las estrellas más revividas, y recurrentes para la creación de anuncios. La pudimos ver en 1987 como imagen de Chanel y también en el anuncio del perfume de Dior de 2011. En este último caso acompañada de Charlize Theron, Grace Kelly y Marlen Dietrich.

Anuncio J’Adore 2011

De igual forma, la marca Mercedes recurrió a Marylin y James Dean para uno de sus anuncios.

Anuncio Mercedes GLK. Con Dean y Monroe

Se discute mucho sobre recurrir siempre al pasado y no implicar a los nuevos iconos actuales, pero sinceramente, a mí me encanta poder disfrutar, aunque sea de unos minutos, de estos actores ya desaparecidos.

Un beso de película y hasta próximas entradas!

Somewhere over the rainbow!

Cartel. El mago de OzSomewhere over the Rainbow es considerada la mejor canción del cine americano, ¡Y no me extraña! Esta canción que se dio a conocer  en la película “El mago de Oz” (1939), nos ha llevado a todos a pensar en “un mundo por encima del arcoíris, donde los problemas se derriten como gotas de limón.”

El autor de la música fue Harold Arlen, y el de la letra Yip Harbur. Y no nos podemos olvidar de la sensacional y dulce interpretación de Judy Garland que, catapultó la canción hacia lo más alto.

Lo que muchos no saben es que esta canción, una de las más grandes del siglo XX, casi fue eliminada de la película. Se consideraba que la canción disminuía el ritmo de la película, contrastando con la energía que desprendía el resto de ella. Además, los productores pensaban que no debería haber ninguna canción en el trozo en blanco y negro de la película.

Por suerte para nosotros, nada de esto se llevó a cabo, e incluso la música instrumental se encuentra a lo largo de toda la película.  Así que queridos lectores relájense y disfruten.

http://www.youtube.com/watch?v=pG9snHbpnw4 (Judy Garland cantando Somewhere over the rainbow)

Un beso de película y hasta próximas entradas!

Historia de los Óscar

Un año más hemos vuelto a pasar una noche de glamour, nervios, moda y como no CINE. La 85º gala de los Oscar pasará a ser una de las ediciones con los premios más repartidos, un nuevo espacio para celebrar esta ceremonia del cine, el teatro Dolby y, con la sorpresa de la primera dama de los EE.UU entregando el Óscar a la mejor película.

Pero remontémonos a 1928, en la primera entrega de los Óscar. La primera edición no contó con toda la atención de los medios de comunicación que ahora se congregan para mantenernos informados de cada movimiento, ni decir tiene que, no existía esa enorme alfombra roja que nos hace soñar, sobre todo a las mujeres, con esos hermosos vestidos y las deslumbrantes joyas. Además, las primeras galas de los Óscar consistieron en una cena tranquila, en la que los ganadores ya se conocían de antemano. Esta primera cena se realizó en el Blossom Room del Roosevelt Hotel, en Hollywood, y en los años posteriores en diferentes hoteles de la ciudad de Los Ángeles. Fue en el año 1942 cuando se decidió cambiar la entrega a un teatro grande.

De igual modo, todas las categorías que existen ahora se han ido añadiendo a lo largo del tiempo. Ya en 1929 se entregaron dos nuevas, uno a la Warner Bross, por la primera película hablada del cine, “El cantante de Jazz” y otra al inigualable Charlie Chaplin por escribir, producir, dirigir y protagonizar la película “The Circus”. En 1936 se aumentaron por los Óscar a los actores de reparto, ganados ese año por Walter Brennan y Gale Sondergaard. En 1939 fueron los efectos especiales y en el año 1947 a las películas extranjeras. Los efectos de sonidos, visuales, maquillaje y animación fueron posteriores.

También tenemos que saber que el nombre de este famoso premio tiene muchos orígenes. Uno primero en la cual Bette Davis afirmó que la estatuilla se nombró en honor a su esposo Óscar Nelson. Otra es en la que en un artículo de la revista TIME, Walt Disney agradeció su premio Óscar a la Academia. Pero la más famosa se le debe a Margaret Herrick, bibliotecaria de la Academia y directora ejecutiva, que hizo un comentario al ver la estatuilla por primera vez asemejándolo a su tío Óscar. Pero no fue hasta 1939 cuando oficialmente comenzó a llamarse Óscar

Esta estatua, diseñada por Cedrid Gibbons, representa a un caballero, sosteniendo una espada sobre un rollo de película con cinco radios, indicando los cinco ramas principales que tiene el mundo de la Academia, los guionistas, directores, actores, productores y técnicos.

Como anécdota quiero destacar el premio que recibió Walt Disney galardonado con una estatuilla normal más otras siete estatuillas en miniatura por su película “Blancanieves y los siete enanitos.”

Han pasado 85 años desde la primera gala, y muchas cosas han cambiado en el mundo cinematográfico, pero considero que la ilusión de recibir este premio sigue intacta, por ello he querido dejaros la lista de la primera lista de nominados, para que los recordéis, igual que a los actuales.

  • Óscar a la mejor película: “Wings”
  • Óscar a la mejor dirección-Drama: Frank Borzage por “El séptimo cielo”
  • Óscar a la mejor dirección- Comedia: Lewis Milestone por “Hermanos de sangre”
  • Óscar a la mejor Actriz: Janet Gaynor por “El séptimo cielo”, “El ángel de la calle” y “Amanecer”
  • Óscar al mejor actor: Emil Jannings por “La última orden” y “El destino de la carne”
  • Óscar al mejor guión original: Ben Hecht por “la ley del Hampa”
  • Óscar al mejor guión adaptado: Benjamin Glazer por “El séptimo cielo”
  • Óscar a la mejor fotografía: Charles Rosher y Karl Struss por “Amanecer”
  • Óscar a la mejor dirección artística: William Cameron Menzies por “El mejor caballero” y “Tempestad”
  • Óscar a la mejor calidad artística de producción: Amanecer
  • Óscar a los mejores efectores de ingeniería: Roy Pomeroy por “Alas”
  • Mejor autor de rótulos: Joseph Farnham

Un beso de película y hasta próximas entradas!

El hombre de los ojos azules

Recuerdo la primera vez que me enamoré. Tenía 12 años y era verano, su nombre: Paul Newman. Ahí estaba yo, sentada en mi sofá, viendo “La gata sobre el tejado de zinc” (1958) embaucada por sus ojos, sin poder dejar de admirar esa belleza tan perfecta.

La gata sobre el tejado de Zinc Comencé a ver sus películas, de un personaje atormentado y alcohólico, a un buscavidas, de un triste y solitario detective, a un seductor sinvergüenza, de un boxeador con mucho aplomo, a un abogado con mucho talento y ganas de comerse el mundo. Un sinfín de personajes difíciles y humanos, con mucho calado emocional. El gran Paul Newman se decantó por el cine de calidad, de personajes con un pasado y presente oscuro, y una moral un tanto alejada de las convenciones sociales. Todo ello supuso separarse de los papeles de galán de comedia romántica de la época dorada que tanto gustaban.

Sus mejores años, los sesenta y setenta, participando en un sinfín de películas, tales como “Dulce pájaro de juventud” (1962)  “Cortina Rasgada” (1966) “La leyenda del indomable”(1967)  “Dos hombres y un destino” (1969) o “Aeropuerto” (1970). De igual modo, dirigió películas como “Raquel, Raquel”, de 1968 o “Harry e hijo” (1984), una obra dedicada a la muerte de su hijo Scott, la cual le marcó durante toda su vida.

Ganador de dos óscar por “El color del dinero” (1986) y un óscar honorífico en 1985, de 4 Globos de oro y un premio del Sindicato de actores, en 2005. Sin duda, su mejor premio fue su familia, su esposa Joanne Woodward, y sus hijos.

Además de actor y director, fue un gran aficionado al motor, compitiendo en varias carreras. De igual modo, fundó una línea de productos alimenticios, y llevó una actividad social y política muy activa.

Hoy en día cuando sigo viendo sus películas sigo enamorándome como la primera vez, y sinceramente ¿Cómo no hacerlo? Espero que vosotros disfrutéis tanto o más que yo de sus películas y de esos increíbles ojos azules.

Paul Newman

Un beso de película y hasta próximas entradas!

Discurso final “El Gran Dictador”

He visto numerosas veces “El Gran Dictador”, he visto numerosas veces el discurso final de esta película, pero creo que nunca me había emocionado tanto como esta última vez. Quizás sea por el momento que estamos viviendo, quizás, porque después de 70 años hay cosas que siguen sin cambiar.

Para mí es una de los finales más asombrosos del cine, no tiene los grandes efectos especiales de las películas de hoy en día y el amor no acaba triunfando, pero  tiene al gran Charles Chaplin y un mensaje que hace reflexionar a todos los niveles, y para mí, es una de las cosas más maravillosas que tiene el cine. Hace pensar, replantearnos las cosas y todo por una imagen o una simple frase. Por ello os animo a ver este gran clásico del cine, y a que disfrutéis de uno de los más grandes del cine.

http://www.youtube.com/watch?v=he26DAbk3Sw (Discurso final. “El gran Dictador”)

“Lo siento.

Pero… yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.

Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano. 

El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.

Soldados: No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina. Vosotros no sois ganados, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.

Soldados: No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. El el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.

Luchemos por el mundo de la razón.

Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

Soldados: En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.”

 

Un beso de película y hasta próximas entradas!