Hollywood Unseen.

Hollywood siempre sabe cómo sorprendernos con la época clásica del cine. Es el caso del nuevo libro llamado Hollywood unseen, de ACC Editions. El libro recoge las fotografías de una colección de John Kobal.

Kobal, nacido en Austria en 1904, se enamoró del cine de Hollywood cuando vio una película de Rita Hayworth. Su sueño era poder estar en los escenarios, pero la vida le llevó por un camino distinto, convirtiendo su colección, de más de 200.000 fotos, en una de las más importantes de la industria, y considerándola el principal banco de imágenes de esta industria.

Hollywood unseen recupera las fotos más desconocidas de las estrellas de Hollywood de los años treinta, cuarenta y cincuenta. Algunos de ellos ya eran muy famosos, pero otros no tanto. Estas fotografías muestran como la industria cinematográfica estadounidense buscaba que sus estrellas pareciesen inalcanzables y eternas.

Todas las fotografías tiene el mismo tono casual, de actitudes relajadas y alejadas de las poses tan trabajadas de las fotos oficiales de los estudios. Sin embargo, todas son un montaje. Las imágenes tienen una gran iluminación, con poses muy cuidadas y estudiadas para poder vender de mejor manera la imagen privada de las estrellas, y descubrirles de manera muy positiva al público.

Aquí os dejo alguna de las imágenes del libro.

d175f__5cwfzo8zns5fxxjlwd323kfpg

HOLLYWOOD-UNSEEN-P14 (1)

hollywood-unseen

HOLLYWOOD-UNSEEN-P189-600x489

unseen340

_63522701_bdae2850-c455-4a79-a87b-c4d2f06d0f2d

spl260168_001-wm900

 

Un beso de película y hasta próximas entradas!

Anuncios

El hombre de los ojos azules

Recuerdo la primera vez que me enamoré. Tenía 12 años y era verano, su nombre: Paul Newman. Ahí estaba yo, sentada en mi sofá, viendo “La gata sobre el tejado de zinc” (1958) embaucada por sus ojos, sin poder dejar de admirar esa belleza tan perfecta.

La gata sobre el tejado de Zinc Comencé a ver sus películas, de un personaje atormentado y alcohólico, a un buscavidas, de un triste y solitario detective, a un seductor sinvergüenza, de un boxeador con mucho aplomo, a un abogado con mucho talento y ganas de comerse el mundo. Un sinfín de personajes difíciles y humanos, con mucho calado emocional. El gran Paul Newman se decantó por el cine de calidad, de personajes con un pasado y presente oscuro, y una moral un tanto alejada de las convenciones sociales. Todo ello supuso separarse de los papeles de galán de comedia romántica de la época dorada que tanto gustaban.

Sus mejores años, los sesenta y setenta, participando en un sinfín de películas, tales como “Dulce pájaro de juventud” (1962)  “Cortina Rasgada” (1966) “La leyenda del indomable”(1967)  “Dos hombres y un destino” (1969) o “Aeropuerto” (1970). De igual modo, dirigió películas como “Raquel, Raquel”, de 1968 o “Harry e hijo” (1984), una obra dedicada a la muerte de su hijo Scott, la cual le marcó durante toda su vida.

Ganador de dos óscar por “El color del dinero” (1986) y un óscar honorífico en 1985, de 4 Globos de oro y un premio del Sindicato de actores, en 2005. Sin duda, su mejor premio fue su familia, su esposa Joanne Woodward, y sus hijos.

Además de actor y director, fue un gran aficionado al motor, compitiendo en varias carreras. De igual modo, fundó una línea de productos alimenticios, y llevó una actividad social y política muy activa.

Hoy en día cuando sigo viendo sus películas sigo enamorándome como la primera vez, y sinceramente ¿Cómo no hacerlo? Espero que vosotros disfrutéis tanto o más que yo de sus películas y de esos increíbles ojos azules.

Paul Newman

Un beso de película y hasta próximas entradas!